Domingo 20 de Septiembre de 2020 | Santoral del día: San Andrés Kim Taegon y compañeros |
SÍGUENOS EN REDES SOCIALES:
Facebook Facebook YouTube YouTube WhatsApp WhatsApp: 55-3184-8080
101AVA PEREGRINACIÓN A MEDJUGORJE 101AVA PEREGRINACIÓN A MEDJUGORJE
Del 12 de octubre al 31 de octubre del 2020. Visitando Italia (Roma - Ciudad del Vaticano - Loreto - Ancona - Bari - San Giovanni Rotondo - Sorrento - Isla de Capri - Ana Capri - Pompeya - Monte Casino) - Croacia (Split - Dubrovnik) - Bosnia y Herzegovina (Medjugorje - Thialhina - Mostar). ¡Inscripciones abiertas! Ver más
102AVA PEREGRINACIÓN A MEDJUGORJE 102AVA PEREGRINACIÓN A MEDJUGORJE
Del 27 de noviembre al 9 de diciembre del 2020. Visitando Paris, Split, Dubrovnik, Medjugorje, Thialhina y Mostar. ¡Inscripciones abiertas! Ver más
¡Contáctanos para informes, dudas y peticiones!
 
TESTIMONIALES TESTIMONIALES
Conoce la opinión de los peregrinos sobre nuestras peregrinaciones
QUIENES SOMOS

QUIENES SOMOS
- Curriculum Vitae de Carlos Manero Cano
- Equipo de trabajo y colaboradores
- Cartas y bendiciones
- Directores espirituales
- Historia de la Fundación

MEDJUGORJE EN VIVO MEDJUGORJE EN VIVO
Desde Medjugorje a las 10 am. hora de Cd. de México, en tiempo real reza el Rosario, vive la aparición de Nuestra Señora y la Santa Misa.
VIAJES Y PEREGRINACIONES VIAJES Y PEREGRINACIONES
Salidas regulares cada dos meses.
CONFERENCIAS CONFERENCIAS
Invítanos a dar una Conferencia de Nuestra Señora María Reina de la Paz.
- Nuestras conferencias
- Confencias recientes
- Contáctanos

San Judas Tadeo

ORACIONES Y NOVENA | VIDEOS

San Judas TadeoSu fiesta se celebra el 28 de Octubre, junto al apóstol San Simón.
San Judas Tadeo nació en Caná de Galilea, era agricultor. Su padre fue Alfeo Cleofás, hermano de San José y su madre María Antera, prima hermana de María Santísima. Tuvo cuatro hermanos: Santiago el Menor, apóstol; José llamado el Justo; Simón, Obispo de Jerusalén y María Salomé, madre de Santiago el Mayor y de San Juan Evangelista.

El reservado y paciente agrónomo, al escuchar la palabra de su primo Jesús, dejo su trabajo para integrarse a la legión de discípulos del Mesías, convirtiéndose en uno de sus apóstoles; siendo el más grande y fervoroso predicador de la doctrina del Maestro.

Llevo el mensaje mesiánico hacia las regiones de Galilea, Judea, Asia, Egipto, Éufrates, Tigris, Libia, Samaria, Edesa y Babilonia, llegando hasta los confines de Siria y Persia. En su paso por estos lugares sufrió crueles persecuciones, más ello no lo detuvo para realizar numerosos prodigios y con su prédica transformo cientos de personas al cristianismo, entre ellos al Rey Acab de Babilonia.

Transitando por numerosos caminos con su hermano Simón, llego a Persia donde todas las mujeres eran iguales "madre, tía, hermanas, sobrinas"; los muertos eran llevados a los bosques para que fueran devorados por los animales, entre otros tratos y actos que atentaban contra los valores morales y cristianos. San Judas recorrió todo el territorio, predicó corrigiendo todos los vicios y errores, logrando convertirlos a todos (cien mil habitantes); bautizó y dio la confirmación e hizo matrimonios masivos. Con la ayuda de todos levanto capillas donde el pueblo iba a rezar y a escuchar el Sermón de los Apóstoles; hizo que enterrasen a sus muertos y todos lograsen vivir felices cumpliendo con la Ley de Dios y sus principios valorativos.

San Judas TadeoEstos actos de San Judas Tadeo, entregado a un pueblo especialmente reconocido por sus propias experiencias y conocimiento, hizo que los idolatras desairados y habiendo perdido credibilidad, decidieran adelantárseles a los Apóstoles en su peregrinaje a la próxima ciudad, Suamir; allí mal informaron al pueblo diciéndoles que habían llegados dos extranjeros que estaban quitando el culto a los dioses y que debían morir. Al llegar los Apóstoles fueron recibidos con gritos hostiles, maltratados sin misericordia y apresados, siendo conducidos al templo para que adoren al Sol y la Luna. Fueron abandonados en el santuario, encadenados hasta el nuevo día en que los sentenciaron a muerte; fuera de la ciudad San Simón fue muerto con golpes de mazo en la cabeza y a San Judas lo decapitaron con un hacha. Santoral, 28 de Octubre.

Se encuentra escrito en Crónicas de la época testimonios señalando que, en el momento en que murieron hubo un fuerte temblor, se cayó el templo de adoración al Sol y la Luna, y quedo destruido el altar de los ídolos, huyendo todos los agresores aterrorizados. Al saber la noticia el Rey Acab llego con sus soldados y recogió los cuerpos, llevándolos a Babilonia. Cuando los mahometanos se apoderaron de Persia, sus restos fueron llevados a Roma. Existe la creencia de que el Papa León III, después de haber coronado emperador a Carlo Magno en el año 800 se los donó, siendo conducidos sus restos a la Basílica de San Saturnino de Tolosa (Francia), donde son venerados por miles de devotos, luego de su descubrimiento en 1511.

El 28 de Septiembre de 1941 se fundó en la Ciudad de Los Reyes (Lima- Perú), el Apostolado Franciscano de Caballeros de San Judas Tadeo, con sede en la Basílica Menor de San Francisco, donde se guarda la reliquia sagrada de San Judas Tadeo, es decir, una parte de uno de sus dedos fue traída desde Tolosa por el fundador del Apostolado, Rvdo. Padre Fray José María Garmendia o.f.m.

La Iglesia celebra la festividad de San Judas Tadeo el 28 de Octubre, saliendo en procesión central el primer domingo de noviembre. El día 28 de cada mes, a las 7:30 p.m. y todos los domingos a las 11 a.m. en la Basílica Menor de San Francisco de Jesús de Lima se realiza la misa en honor al Santo Patrón. Al término de la misa del 28 sale en procesión la reliquia sagrada de San Judas Tadeo.

San Judas Tadeo

"Judas" es una palabra hebrea que significa: "alabanzas sean dadas a Dios". Tadeo quiere decir: "valiente para proclamar su fe"

Después de la Última Cena, cuando Cristo prometió que se manifestaría a quienes le escuchasen, Judas Tadeo le preguntó por qué no se manifestaba a todos. (Gran sensibilidad la de este Santo).  Cristo le contestó que Él y su Padre visitarían a todos los que le amasen: "Vendremos a él y haremos en él nuestra morada" (Juan, 14, 22-23). 

Se atribuye a San Judas una de las epístolas canónicas, que tiene muchos rasgos comunes con la segunda epístola de San Pedro. No está dirigida a ninguna persona ni iglesia particular y exhorta a los cristianos a "luchar valientemente por la fe que ha sido dada a los santos. Porque algunos en el secreto de su corazón son (...) hombres impíos, que convierten la gracia de nuestro Señor Dios en ocasión de riña y niegan al único soberano regulador, nuestro Señor Jesucristo". Es una severa amonestación contra los falsos maestros y una invitación a conservar la pureza de la fe. Termina su carta con esta bella oración: "Sea gloria eterna a Nuestro Señor Jesucristo, que es capaz de conservarnos libres de pecados, y sin mancha en el alma y con gran alegría".

El campo de acción apostólica de San Judas fue amplísimo; evangelizó primero la Judea, después Mesopotamia y, finalmente, Persia, llevando por todas partes la luz de la verdad, transmitiendo La Palabra del Señor y obrando, en su nombre, los más preclaros milagros: el número de los discípulos aumentaba de día en día, atraía a sí muchísimos cristianos, nombraba Diáconos, Sacerdotes y Obispos, fundando Iglesias Cristianas en todas las regiones que atravesaba.

Regresando a Persia, se reunió con el Apóstol San Simón y ambos combatieron fuertemente las herejías de Zaroes y Arfexat, sacerdotes idólatras que habían confundido la conciencia de aquel pueblo, llevándolo a revolverse en contra de la palabra y las obras de los dos Santos Apóstoles.

San Judas sabía que su misión terrena llegaba a su fin y el martirio, para gloria de Dios, estaba cerca.

LSan Judas Tadeolegaron a Suamyr, gran ciudad de Persia. Los dos Apóstoles se alojaron en casa de un discípulo llamado Semme. A la mañana siguiente a su llegada, los sacerdotes idólatras de aquella ciudad, seguidos por una gran multitud del pueblo azuzados por las venenosas presiones de Zaroes y de Artexat, rodearon la casa de Semme pidiendo a gritos la entrega de los dos Apóstoles.

“Entréganos, oh Semme, inmediatamente a los enemigos de nuestros dioses, o si no te quemaremos la casa”.

Ante estas amenazas que no admitían réplica, San Judas y San Simón se pusieron en manos de aquellos malvados que los obligaron inútilmente a adorar a sus falsos dioses; golpeados hasta la sangre, encontraron aún fuerzas para mirarse a los ojos y San Judas, dirigiéndose a su compañero de martirio le dijo: “Hermano, veo a Ntro. Señor Jesucristo que nos llama”.

La turba de los idólatras, ignorando estos coloquios celestiales, movida por un insano furor, se arrojó con mayor encarnizamiento sobre los cuerpos ya sangrantes de los dos Santos Apóstoles hasta destrozarlos: ¡la corona del martirio brillaba sobre sus cabezas gloriosas! A San Simón lo mataron aserrándolo por el medio, y a San Judas Tadeo le cortaron la cabeza con una hacha y por eso lo representan con una hacha en la mano. Se cree que el martirio ocurrió en el año 70 de la era cristiana, es decir, 36 años después de la Ascensión de Jesucristo al Cielo. Como fueron martirizados juntos, la Iglesia celebra la festividad el mismo día de su martirio para ambos: 28 de octubre.

Mientras sus santas almas eran acogidas en la Patria celestial y colocadas a la derecha del Padre, por el que habían ofrecido su vida en holocausto, el cielo de Suamyr, escenario de aquel bárbaro martirio, se quebraba con terribles fulgores, el templo idólatra se derrumbó y los dos sacerdotes, Zaroes y Arfexat, autores del hecho, fueron fulminados por la justicia divina.

Los cuerpos de los dos Santos Apóstoles se veneraron en Babilonia en un templo cristiano que se construyó por orden de algún rey cristiano, después de años de trabajo; el sepulcro se convierte inmediatamente en glorioso por la frecuencia de los milagros obrados por el Santo.

Las reliquias se trasladaron de Babilonia a Roma, siendo colocadas en la Basílica Vaticana, a los pies de un altar dedicado a los dos Santos Mártires.

Desde este sepulcro, el Santo, que tan solícitamente responde a las invocaciones de socorro del género humano, otorga al mundo las gracias y favores que la misericordia del Señor concede a sus potentísimas súplicas.

San Judas Tadeo es uno de los santos más populares a causa de los numerosos favores celestiales que consigue a sus devotos que le rezan con fe.

San Judas Tadeo

Fuente: www.webcatolicodejavier.org

>>Subir

Oraciones y novenas

ORACIÓN A SAN JUDAS TADEO

(Para obtener alguna gracia)

Oh Glorioso Apóstol san Judas Tadeo, siervo fiel y amigo de Jesús, el nombre del traidor ha sido la causa de que fueses olvidado de muchos; pero la Iglesia te honra y te invoca como Patrón especial de las COSAS DIFÍCILES y DESESPERADAS, ruega por mí para que reciba yo los consuelos y el socorro del cielo en todas mis necesidades y sufrimientos particularmente ( Aquí se pide lo que se desea ) y para que pueda gozar yo en el cielo en tu compañía y con los demás elegidos en la eternidad.

Yo prometo Apóstol bienaventurado, acordarme siempre de este favor, jamás dejaré de honrarte y he de hacer todo lo posible por propagar tu devoción.

San Judas Tadeo Apóstol Glorioso, Haz que mis penas se vuelvan en gozo.

San Judas Tadeo, ruega por mí y por todos los que piden tu protección. (Padrenuestro, Ave María y Gloria)

ORACIÓN A SAN JUDAS TADEO

(Para recitar cada día ante la imagen del Santo)

Henos aquí, ante ti, glorioso Apóstol San Judas, para ofrecerte el homenaje de nuestra devoción y de nuestro amor.

Tú haces sentir amorosamente a los que te invocamos tu poderosa ayuda y patrocinio y que no es vana la fe puesta en la bSan Judas Tadeoondad de tu corazón. Por esto, te ofrecemos el homenaje de nuestra devoción, memoria de los favores ya recibidos y llenos de gratitud por la asistencia concedida.

Pero, al mismo tiempo, nos sentimos movidos a suplicarte que no cese nunca tu ayuda y protección. Tú, que además de por un singular amor, estuviste unido con lazos de parentesco al Divino Redentor Jesús, fuente de todo bien, obtennos las gracias que necesitamos para llevar una vida santa y consíguenos también las bendiciones que son signo de la divina complacencia.

Que Dios bendiga, por tu intercesión, querido Apóstol, a los fieles que te honran y promueven tu culto, a todos aquellos que movidos por tu ejemplo trabajan para la gloria y el bien de las almas; que cuantos te invocan –entre los que me incluyo- sientan en el corazón que son escuchados: y la gracia divina descienda subsanando las debilidades de todos, de modo que amando y sirviendo a la divina bondad nos sea concedida la corona y la alegría de los siervos fieles. Así sea. Padrenuestro, Ave María, Gloria…

NOVENA PERPETUA EN HONOR DE SAN JUDAS TADEO

(Para recitar en los casos difíciles de la vida)

San Judas, Apóstol glorioso, fiel siervo y amigo de Jesús. El nombre del traidor es la causa de que muchos te olviden, pero la Iglesia te honra y te invoca universalmente como patrono de los necesitados.

Ruega por mí, que soy tan miserable; haz uso del particular privilegio a ti concedido de hacer llegar de forma visible y rápida la ayuda donde es tan urgente… Ven en mi auxilio en esta gran necesidad, de modo que pueda recibir el consuelo y la protección del Cielo en todas mis tribulaciones y sufrimientos, especialmente… (hágase la petición), y pueda bendecir a Dios contigo y todos los elegidos por toda la Eternidad. Te prometo, oh San Judas, de reconocer este gran favor, y no cesaré jamás de honrarte como mi especial y poderoso patrono, y de hacer cuanto esté en mi mano para animar la devoción de todos hacia ti. Amén.

San Judas, ruega por nosotros y por todos aquellos que invocan tu ayuda.

San Judas, auxilio de quien está privado de esperanza, ayúdame en mis aflicciones.

Ruega por nosotros, para que aplaquemos la Divina Justicia y obtengamos una sentencia favorable.

Ruega por nosotros, para que seamos admitidos en la compañía de los santos y gocemos eternamente de la presencia de Dios. Amén.

Santo Apóstol, te invocamos con confianza.

Ruega por nosotros, para que antes de la muerte podamos espiar todos nuestros pecados con un sincero arrepentimiento y recibir dignamente los santos sacramentos.

ORACIÓN

Apóstol glorioso, San Judas Tadeo, que expandiste la verdadera fe hasta las naciones más lejanas; que ganaste a la obediencia a Jesucristo muchas tribus y pueblos con el poder de tu santa palabra, concédeme, te suplico, que desde este día yo renuncie a toda actitud pecaminosa, que sea preservado de todo mal pensamiento y pueda siempre obtener tu protección, especialmente en todo peligro y dificultad, y que pueda alcanzar la patria celestial, para adorar contigo a la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

NOVENA EN HONOR DE SAN JUDAS TADEO

(En preparación de la fiesta del Santo, 28 de Octubre)

San Judas Tadeo1)    Glorioso San Judas, por tu fe sólida y operante, obtenme en estos tiempos tan difíciles firmeza en la fe. Padrenuestro, Ave María, Gloria.
2)    Muchas son nuestras necesidades, nuestras enfermedades de espíritu y cuerpo. Piadoso Apóstol San Judas, ayúdanos a todos el esperar en los méritos infinitos del divino Salvador Jesús. Padrenuestro, Ave María, Gloria.
3)    ¡Qué grande, oh celoso Apóstol, fue tu amor hacia Dios! Obtennos también a nosotros amar a Dios sobre todas las cosas. Padrenuestro, Ave María, Gloria.
4)    Ni la fe es útil, ni la caridad es sincera si no se corresponden con las buenas obras. Haz, oh, infatigable Apóstol, que imitándote, no seamos cristianos solo de nombre, sino también de obra. Padrenuestro, Ave María, Gloria.
5)    ¿Y qué podemos hacer nosotros sin la ayuda de Dios? Dígnate, o amigo de Cristo, de obtenernos que vivamos unidos a Él con espíritu de oración y frecuentando los Santos Sacramentos. Padrenuestro, Ave María, Gloria.
6)    Porque el mundo y el demonio intentan seducirnos, o maestro de la verdad, aleja de nosotros a los corruptores de la fe y de las costumbres. Padrenuestro, Ave María, Gloria.
7)    Oh Mártir glorioso de nuestra fe, obtennos poder vivir y morir en el seno de la Santa Madre Iglesia Católica y en la unión con el Romano Pontífice. Padrenuestro, Ave María, Gloria.
8)    Oh consolador de los atribulados, con tu ejemplo e intercesión, haznos misericordiosos con nuestro prójimo. Padrenuestro, Ave María, Gloria.
9)    Oh glorioso Príncipe del Cielo, protector en las causas difíciles y desesperadas, a ti recurrimos para obtener las gracias de las que estamos necesitados, de modo que en todo sea Dios glorificado. Así sea. Padrenuestro, Ave María, Gloria.

V/ Ruega por nosotros San Judas Tadeo.
R/ Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.

OREMOS

Oh Dios, cuya bondad y clemencia nunca se agotan, inclina tu oído a las oraciones de tus fieles que confían en la intercesión de tu Apóstol Judas, por cuyos méritos elevamos a ti nuestras peticiones. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

BREVE TRIDUO

1)    Gran Apóstol de Jesucristo, glorioso San Judas, postrado a tus pies te venero con afecto de hijo y te pido me obtengas del Señor el perdón de todos mis pecados, que detesto con toda mi alma, y también la gracia especial… de la que estoy tan necesitado. Padrenuestro, Ave María, Gloria.
2)    Espléndida lámpara de la Iglesia de Jesucristo, amable San Judas, tú que la edificaste con tu gran sabiduría y santidad, ruega por el aumento en mi de todas las virtudes y la obtención de la gracia particular que te pido… Padrenuestro, Ave María, Gloria.
3)    Invicto campeón de la fe, admirable San Judas, desde el alto trono que mereciste por tu apostolado y martirio, acoge, por tu patrocinio en la vida y en la muerte, la súplica que te dirijo en la presente necesidad… Padrenuestro, Ave María, Gloria.

V/ Ruega por nosotros San Judas Tadeo.
R/ Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.

OREMOS

Oh Dios, cuya bondad y clemencia nunca se agotan, inclina tu oído a las oraciones de tus fieles que confían en la intercesión de tu Apóstol Judas, por cuyos méritos elevamos a ti nuestras peticiones. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

HIMNO

Los labios se abren
Para el himno festivo
En honor de San Judas
El Apóstol Glorioso.

Oh Judas Tadeo,
Con tu santidad,
Por el mundo tan reo
Implora piedad.

Ardiste de celo, 
Pureza y amor,
Por esto, ahora en el cielo,
Contemplas al Señor.

De Cristo la llamada
Seguiste y la voz
Fiel lo has servido
Hasta la Cruz.

Por nosotros también implora
Que en esperanza, que en fe,
Seguimos cada hora
A Él solo, el Gran Rey.

Oh Apóstol glorioso,
Que arriba en el Cielo
Nos guíes piadoso
Hasta llegar a Jesús.

LETANÍAS AL SANTO APÓSTOL

San Judas TadeoSeñor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad.

Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Dios Padre celestial, ten piedad de nosotros.

Dios Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros.

Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.

Trinidad Santa, un solo Dios, ten piedad de nosotros.

San Judas Tadeo, que estás junto a Jesús y María, ten piedad de nosotros.

San Judas Tadeo, que fuiste digno no solo de ver sensiblemente a las santísimas personas de Jesús y María, sino también de gozar de sus suaves coloquios, ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, tú que fuiste enaltecido por Jesucristo a la dignidad del ministerio apostólico, ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, tú que en la Última Cena recibiste con gran adoración la Santísima Eucaristía de manos de tu amadísimo Maestro Jesucristo, ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, tú que después de haber llorado amargamente la muerte de Jesús, habiendo resucitado lo viste ascender a la gloria en los Cielos, ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, tú que en el día de Pentecostés, junto con los demás Apóstoles, fuiste repleto del Espíritu Santo, ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, tú que después de la Ascensión de Cristo te dedicaste a instruir en la doctrina evangélica a las naciones de Persia, ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, tú que con tu doctrina convertiste a innumerables infieles a la verdadera religión, ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, tú que por la virtud del Espíritu Santo obraste tantos y tan grandes milagros, ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, tú que por la gracia divina hiciste callar a los demonios en los ídolos y confundiste los encantamientos de los magos, ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, tú que quitaste a las serpientes el poder hacer daño con su veneno a los hombres, ruega por nosotros.

San Judas, tú que despreciando las amenazas de los impíos propagaste los verdaderos dogmas de la fe, ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, tú que confesando el nombre de Cristo consumaste el camino de la vida bajo los golpes de los palos, ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, a fin de que seamos tus devotos, ruega por nosotros.

Te pedimos que supliques por los Príncipes cristianos, para que velen con celo y constancia por la fe católica, te rogamos óyenos.

Para que Dios, por tus méritos se digne convertir a los herejes y a los infieles a la verdadera fe, te rogamos óyenos.

Para que nos ayudes a crecer en la Fe, la Esperanza y la Caridad, te rogamos óyenos.

Para que te dignes quitar de nosotros todos los malos pensamientos y las insidias diabólicas, te rogamos óyenos.

Para que protejas con tu patrocinio a cuantos devotamente se ponen bajo tu patrocinio, te rogamos, óyenos.

Para que los preserves de los pecados y de todas las malvadas ocasiones, te rogamos, óyenos.

Para que antes de la muerte puedan dignamente recibir los Santos Sacramentos y la total remisión de sus culpas, te rogamos, óyenos.

Para que en su agonía te dignes defenderlos y confortarlos contra las diabólicas tentaciones, te rogamos, óyenos.

Para que alcances para ellos una benigna sentencia de Cristo Juez, te rogamos, óyenos.

Para que te dignes introducirlos en la Patria de los Justos, te rogamos, óyenos.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros.

V/ San Judas Tadeo, intercede por nosotros.
R/ Y aleja de nosotros cualquier desgracia.

V/ Ruega por nosotros San Judas Tadeo.
R/ Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.

OREMOS

Oh Dios, cuya bondad y clemencia nunca se agotan, inclina tu oído a las oraciones de tus fieles y concede a todos aquellos que te veneran por medio de tu Apóstol San Judas Tadeo que en virtud de sus méritos puedan alcanzar lo que piden. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

V/ Bendigamos al Señor.
R/ Demos gracias a Dios.

V/ Las almas de los fieles difuntos por la Misericordia de Dios descansen en paz.
R/ Amén.

V/ El auxilio divino permanezca siempre con nosotros.
R/ Amén.

A SAN JUDAS TADEO

San Judas, mi predilecto,
Ven a mi casa que te espero;
Ven y ve;
Tú sabes lo que falta;
Ven y mira,
Lo que falta tráelo.
Lo que no es bueno para mi casa,
Ven y échalo fuera.

ORACIÓN

Visita, Señor, esta habitación y aleja de ella las insidias del enemigo, que tus santos ángeles habiten en ella y nos guarden en paz, y que tu bendición permanezca siempre con nosotros. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

ORACIÓN DE STA. GERTRUDIS

Oh misericordioso Apóstol San Tadeo, Mártir de Jesucristo. Acuérdate de la dulcísima alegría de la que gustó tu corazón cerca de Cristo, tu amado Maestro, quien os enseñó a ti y a los otros Apóstoles la oración del Padrenuestro: por esta dulzura, te suplico que intercedas para que yo sirva fielmente con la mayor perseverancia hasta el fin de mi vida a mi Divino Maestro. Amén. (L. IV, cap. 4)

Padrenuestro, Ave María, Gloria…

San Judas TadeoORACIÓN DE UN ENFERMO

Oh querido San Tadeo, que con tus manos has sanado, por virtud divina, tantas enfermedades de alma y cuerpo, socórreme en esta debilidad y obtenme del Señor que, si es su voluntad, me sane de esta enfermedad, de modo que pueda servirle y alabarle cada día más. Amén.

ORACIÓN PARA PEDIR AYUDA Y ASISTENCIA EN LA NECESIDAD

Oh, San Tadeo, mi patrón y abogado, te pido que me ayudes en esta necesidad y sobre bodoque me alcances de Dios el perdón de mis culpas, por las que debo soportar estas penas temporales. Y también pide a Dios que me libere de la actual tribulación y angustia, para que esto no sea contrario a mi eterna salvación. Te encomiendo, Oh San Tadeo, velar sobre mi cuerpo y alma, de modo que la malicia y la violencia del demonio no me puedan dañar y que las cruces y contrariedades no me alejen de Dios, sino que me sirvan de ayuda para alcanzar un día la felicidad eterna en el cielo. Amén.

EN LAS TENTACIONES

Jesús dice a Sta. Brígida: “Tadeo ha vencido al demonio con su pureza de corazón” (Rev. Ext. V. cap. 34).

¡Oh, dulcísimo Jesús! Por el amor con el que conservaste puro y casto el corazón de tu Apóstol Tadeo y le honraste con los dones apostólicos para hacerlo una digna morada de Ti, libérame, por sus méritos y su intercesión de esta tentación. Amén.

ORACIONES

Oh, San Judas Tadeo, Apóstol de Jesús, te saludo en su Corazón y por medio de este Corazón alabo y doy gracias a Dios por todos los favores que te ha concedido.

Humildemente postrado ante ti te pido, por el Corazón de Jesús, que me dirijas una mirada compasiva y no desprecies mi pobre oración, de modo que no sea vana mi confianza.

Dios te dio la facultad de ayudar a los necesitados con tu poderosa intercesión. Así pues, ven en mi ayuda para que pueda alabar la misericordia de Dios.

Durante toda mi vida seré tu ferviente y agradecido devoto, de modo que pueda llegar a alabarte en el Cielo

ORACIÓN EN LAS ENFERMEDADES

Oh piadoso Apóstol del Señor, que fuiste un benéfico dador de la salud, obrando milagros para el alivio de los pobres enfermos, a ti recurro con gran fe en mi enfermedad (o también: en la enfermedad en la que se encuentra una persona querida) para obtener, por gracia del Señor, liberación, prosperidad y salud. Reconociendo el favor que por vuestra intercesión espero obtener, prometo dedicarme más santamente en mi vida de cada día para merecer del Señor el premio de los siervos buenos y fieles. Padrenuestro, Ave María, Gloria, Credo.

OTRA ORACIÓN A SAN JUDAS TADEO

Para obtener alguna gracia)

(Oh glorioso Apóstol San Judas Tadeo, verdadero pariente de Jesús y María según la carne, recurro a ti, ya que bien sé de tu gran dignidad y poder ante el Corazón Divino de Jesús. Por medio de este Corazón Divino alabo y bendigo a Dios por todas las gracias de las que me ha colmado. Humildemente postrado ante ti, te suplico con todo el fervor de mi espíritu que dirijas tu mirada piadosa sobre mi.

Acoge mis pobres oraciones y no permitas que la fe que en ti pongo quede defraudada.

A ti te ha concedido el Señor el privilegio de ayudar a la humanidad en los casos más desesperados.

Ven en mi ayuda, para que pueda ensalzar las misericordias de Dios.

Te prometo agradecerte durante toda mi vida y ser siempre tu devoto, hasta que pueda, como así espero, agradecértelo por toda la eternidad arriba en el Cielo. Amén.

>>Subir

Video

Historia, vida y Muerte de San Judas Tadeo

>> Ver todos los santos | >>Subir

Redes sociales
LinkedIn
Instagram
YouTube
Facebook